cultura

DÍA MUNDIAL DEL CÁNCER DE OVARIO: QUE TENES QUE SABER SOBRE ESTA ENFERMEDAD.

09/05/2019

¿Cuáles son los síntomas? ¿Es posible prevenirlo? ¿Cuáles son los tratamientos disponibles? Y más sobre el Cáncer de Ovario.

El Cáncer de Ovario afecta a 1 de cada 72 habitantes.

El Cáncer de Ovario es una enfermedad que padece 1 de cada 72 habitantes de Argentina. Aunque no se encuentra entre los tipos de cáncer más frecuentes en las mujeres, es de los más agresivos.

Los síntomas

Su estado inicial es silencioso, no presenta síntomas, lo que dificulta el diagnóstico temprano. Quienes lo padecen pueden presentar dolor abdominal o en la pelvis y molestias digestivas como distensión, constipación, sensación de pesadez o dificultad para la eliminación de gases. Sin embargo, estas complicaciones no solo son típicas del cáncer de ovario.

Tampoco hay suficientes factores de riesgo identificables. El más reconocido es por mutación genética y antecedentes familiares de Cáncer de ovario. Además, por supuesto, pueden influir el tabaquismo, la obesidad y una dieta alta en grasas. Pero estos factores no son concluyentes ya que no hay un agente determinante como sí sucede con el tabaquismo en el de pulmón o el HPV en el de cuello uterino.

La ausencia de métodos para detectarlo

En el caso del cáncer de mama se detecta con la palpación, la ecografía mamaria y la mamografía; en el caso del de cuello uterino el Papanicolau y para el de colon la videocolonoscopia. Pero para el Cáncer de ovario no hay una forma segura de diagnóstico.

“En un momento se quiso postular la ecografía transvaginal pero no es un método efectivo porque da falsos positivos, falsos negativos y además es demasiado inexacto”, explicó Tomás García Balcarce, ginecólogo y oncólogo del servicio de Ginecología del Hospital Alemán, el centro que más especializado está en Cáncer de ovario.

Tanto la falta de síntomas en las etapas iniciales como la inexistencia de un método para detectarlo, en el 75 por ciento de los casos en los que se diagnostica, se encuentra en estadios avanzados.

Muchas veces al punto tal que produce metástasis en otros órganos, además de en los genitales, como la cavidad abdominal, el intestino o el hígado. Es por este motivo que es uno de los más mortíferos que hay.

Según datos estadísticos, el 25 por ciento que sí se logra detectar a tiempo son “hallazgos incidentales”. Esto quiere decir que la paciente se realiza un estudio por otra cuestión y le detectan el tumor.

También suele ocurrir cuando la paciente se opera por una enfermedad benigna, como endometriosis, torsiones de ovario o quistes y, luego, cuando se analiza la masa extraída aparece como resultado un tumor.

Cómo tratarlo

Existe dos formas de tratarlo: una es la cirugía y otra la quimioterapia. Ambas pueden dar la mayor sobrevida a una paciente.

En caso que el cáncer haya hecho metástasis y se haya extendido en una zona demasiado amplia, primero se realizan sesiones de quimioterapia y luego se opera. Esto logra aumentar las chances de que cuando la enfermedad regrese, lo haga en forma localizada y poder realizar una nueva cirugía.

Los especialistas recomiendan sobre todo realizar la cirugía con un equipo especializado no en cirugía ginecológica, sino extra ginecológica que incluye abdomen, intestino y demás.

Ésta suele iniciarse por una laparoscopia exploradora que permite ubicar qué zonas están afectadas por la enfermedad. Luego, en caso de considerar que puede ser beneficioso, se procede a una citorreducción, histerectomía y omentectomía.

La primera consiste en extraer todo el cáncer que haya visible, la segunda el útero y ambos ovarios y la tercera es la xtirpación del epiplón mayor, ya que es un lugar donde se suelen implantar las células malignas del ovario.

A pesar de todo, si la enfermedad está muy avanzada, se analiza la relación costo/beneficio de la intervención. Más, es operada en forma inicial por cirujanos entrenados y realizando sesiones de quimioterapia tiene una posibilidad de sobrevida de aproximadamente entre 50 o 60 meses.

Fuente: TN



Video Entrevista

Ley de educación disruptiva

Flavia morales