entrevista

¿ENGORDAR ES CONTAGIOSO?

27/03/2019

Decir que la obesidad es contagiosa puede parecer exagerado porque no es un virus, ni una bacteria, y tampoco se transmite de una persona a otra por microorganismos infecciosos, pero según las investigaciones realizadas por la Escuela de Medicina de Harvard y la Universidad de California, se sugiere que relacionarse con personas con sobrepeso puede aumentar las posibilidades de engordar porque se propaga a través de los vínculos familiares y sociales.

Cuando una persona sube de peso, aumenta de manera considerable la posibilidad de que sus amigos, hermanos y pareja también engorden, su causa reside en que, al tener muchos hábitos comunes tienen más riesgo de padecer sobrepeso si se relacionan de forma muy estrecha con personas que ya lo tienen.

Si bien es cierto que se considera que el exceso de peso es producto de nuestras decisiones y hábitos, también estamos en un entorno social que puede influir en nuestros hábitos y costumbres, lo que provoca un “efecto dominó”, es decir, si una persona se relaciona con un grupo donde la obesidad está normalizada (fumar, comer en exceso, no hacer ejercicio, por ejemplo) los estándares de esa persona se adaptan a los del grupo y esto se debe porque la naturaleza social del contagio de la obesidad te hace más influenciable por aquellas personas con las que puedas sentirte reflejado.

Entonces, entre más cercana sea esa relación con la persona obesa las posibilidades de que engordes aumentan más de un 50%, sin embargo, con esto no se trata de culpar a tu familia o a tus amigos de la obesidad, como tampoco estigmatizar a las personas con problemas de peso, condenandolos a ser abandonados por sus amistades, solo es una llamada de atención indicando que hay que tener cuidado con no copiar ciertos hábitos alimenticios… pero no te preocupes, si engordar es contagioso, perder peso también puede serlo.

G.N



Video Entrevista

Ley de educación disruptiva

Flavia morales