entrevista

LA AMANTE ¿INOCENTE O CULPABLE?

10/04/2019

Existe un particular comportamiento que si bien no es general, es adoptado por la mayoría, y se trata de culpar a la amante y no al infiel. Si bien suena raro, hay que tener en cuenta que, cuando se descubre un desliz las mujeres tienden a enfrentarlo de una manera muy distinta a los hombres. Cuando es él quien descubre la infidelidad, su reacción lo lleva a encarar a su pareja ya que al sentirse tocado su orgullo y virilidad, prefieren procesarlo internamente, en cambio en las mujeres esto es casi una misión imposible, porque tienden a atacar siempre a la amante, lo que lleva a la incógnita de poder entender por qué se enojan más con la tercera persona y no con su pareja.

Entorno a esto, hay quienes piensan que la amante es la culpable debido a que interrumpe la relación, pero por otro lado, hay quienes piensan que en realidad la molestia debería ser contra la pareja, ya que tiene el compromiso y la conciencia de que se encuentra en una relación.

Para tratar de entender un poco, psicólogos especialistas en parejas, han asegurado que es menos doloroso buscar culpas en una desconocida que aceptar el engaño de la persona en quien uno confía,y esto ocurre con mayor frecuencia cuando hay hijos de por medio, ya que no es fácil direccionar el reproche hacia el hombre por una cuestión de preservar o resguardar la unión familiar, por lo que la furia cae sobre la amante.

El trago amargo de la traición corriendo por las venas, lleva a que las mujeres experimenten el más profundo estado de ira, enojo y amargura, lo que puede desencadenar terribles consecuencias, al punto de que se ha normalizado como prácticas las de escrachar y viralizar los nombres de las amantes, fotos y chats, en casos extremos a humillar y maltratarlas. Este razonamiento tiene su origen en la competencia entre mujeres y el pensamiento machista que tienen de creer que la culpa es de la otra por ser quien llevó al hombre al engaño.

Enterarse de una infidelidad desencadena una crisis, pero se debe comprender que quien debe algo porque contrajo un compromiso es la pareja y nadie más que él corre con la responsabilidad de sus actos, de las ofensas que haga y del trago amargo de la infidelidad. Aquella mujer a la que llamas la otra que quizás ni te conoce, no te debe nada, porque hay que tener en cuenta que, así como fue ella pudo haber sido cualquier otra.

Así que si sospechas que te están siendo infiel o te han sido infiel y culpas a "la otra", analiza un poco más y direcciona tu enojo al verdadero responsable.

G. N.



Video Entrevista

Ley de educación disruptiva

Flavia morales