sociales

SER MUJER ES MAS CARO?

21/05/2019

Expertos en consumo lo llaman "impuesto de género". Se aplica fundamentalmente a artículos de perfumería e higiene personal, farmacia, juguetes y útiles escolares. Las niñas y adolescentes son el "blanco" de las empresas

La desigualdad de género no solo se nota con fuerza en el ámbito laboral, donde las mujeres ganan un 23% menos que los hombres sino también en otros gastos cotidianos que terminan impactando en su economía. Cuando van al supermercado, por ejemplo,terminan pagando hasta un 15% más que ellos por el mismo producto.

Solo basta con recorrer las góndolas para comprobar que ese "impuesto de género"se aplica fundamentalmente en artículos de perfumería e higiene personal, farmacia, juguetes y útiles escolares; según reveló un estudio de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

Estos sobreprecios se traducen en que una máquina de afeitar orientada al público femenino cuesta hasta un 65,30% del valor pagado por los hombres. Los desodorantes, tanto en aerosol como en polvo, también sufren una discriminación importante, donde la brecha alcanza un 14,89%. El shampoo, por su parte, tiene una diferencia del 12,69% en prejuicio para ellas.

"Se ve una clara discriminación de precios por genero. En función del conocimiento de mercado, los productores de estos artículos aplican valores diferenciados, lo que es una práctica que debe dejarse atrás si queremos una igualdad real entre las personas", sostuvo el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino.

La cuestión también se extiende a otros gastos que los usos sociales hacen muy difíciles de evitar; como el consumo de maquillaje, los arreglos del look en la peluquería o el servicio de tintorería (cobran más por la ropa de mujer, ya sea por los materiales o porque es entallada o con pliegos). A lo que hay sumar las toallitas íntimas y los tampones que son de uso exclusivo de ellas y que elevan los gastos domésticos frente a los de los hombres.

Ante este panorama, es fundamental chequear los precios de los productos para evitar pagar de más. El comparativo ayudará a establecer un precio de referencia y evaluar hasta dónde cederán las consumidoras para adquirir la versión femenina del producto en cuestión

fuente: infobae



Video Entrevista

Ley de educación disruptiva

Flavia morales